miércoles, noviembre 28, 2007

Siempre



Sola, en mitad de la noche, sola ante una pesadilla que se repite, sola, completamente sola. Así se sentía ella, inquieta por lo que acababa de soñar, inquieta por lo que sus ojos dormidos habían visto, asustada por un sinfín de imágenes y sensaciones que acababa de presenciar sin presenciarlas realmente, o por lo menos, eso esperaba. << ¡odio los sueños así! odio esta pesadilla que me angustia noche tras noche, me despierto siempre con la misma sensación de abandono… esa soledad que me envuelve, esos ojos entre miel y verde me miran con desprecio, con frialdad, una frialdad que jamás he visto, y luego, sin mediar palabra, se van, se esfuman de mi vida dejándome en la mas absoluta soledad... >> no pudo reprimir el impulso de echarse a llorar y dejó que unas lágrimas de completa amargura le inundasen la cara… por sus mejillas resbalaba el desprecio, la frialdad, con la que aquellos ojos la habían mirado por ultima vez antes de irse… esa pesadilla la perseguía desde hacía unos días… y no la dejaba en paz, al principio pensó en no darle importancia, al fin y al cabo solo era una pesadilla, pero cuando ya se había repetido 5 noches seguidas, algo quería decir… << ¿porqué siempre es lo mismo? >> Se preguntó << ¿porqué ese desprecio en la mirada, porqué la aparición de aquella otra mujer que la tomaba de la mano y se la llevaba, mientras, ella, fría como el hielo me dedicaba esa ultima mirada mas congelada que un glaciar? >> No dejaba de dar vueltas a lo mismo << ¿porqué esta sensación de abandono? >> ¿Era acaso un aviso? ¿Un presentimiento? ¿Una premonición? No entendía nada. pero sintió la absoluta necesidad de escuchar su voz, de que los suaves acordes de la melodía de sus palabras le calmara el alma, le dijera que solo había sido un mal sueño, que nada era real y que la amaba como nadie…

Cogió el teléfono móvil con una mano todavía temblorosa, y mientras buscaba su nombre en la memoria, se secó la cara con la manga del pijama, movimiento bastante absurdo, pues las lágrimas no cesaban… - Su crédito está a punto de agotarse… - escuchó antes de que sonara el habitual tono de llamada. Un tono, dos, tres… y antes del cuarto pudo escuchar un casi inaudible - ¿Mmm? - sonó muy leve, como si hubiera contestado mas por inercia que por interés. - ¿mi vida? - habló bajito, como para no molestarla, aun sabiendo que lo acababa de hacer marcando el numero y haciendo que contestara - ¿cielo? – Su voz sonó como preocupada - ¿Qué pasa, estas bien? - la interrogó algo aturdida aun por el sueño – si, mi amor, si, tranquila, es solo que… - titubeó unos instantes, de repente le parecía una soberana estupidez haberla llamado a horas intempestivas por una pesadilla, una simple pesadilla, pero no se le ocurría nada mejor como excusa por molestarla a esas horas, así que le confesó la verdad – seguramente te parecerá una chorrada, pero necesitaba escucharte, he tenido una pesadilla… - se detuvo al sentir la punzada de sus dulces ojos mirándola con infinita indiferencia, le sobrevino un dolor agudo en el pecho y el llanto le arrancó de nuevo unas lágrimas amargas - ¿cariño, que te pasa? – la preocupación por parte de su interlocutora iba en aumento, no entendía que estaba pasando, porqué la llamaba a esas horas y encima rompía a llorar cuando intentaba explicarle el motivo de su llamada – por favor, cielo, explicame que ha pasado, que te angustia de esta manera… - ella no podía hablar, tenía un nudo en la garganta y un pensamiento fijo en la cabeza: su mirada fría como la escarcha alejándose de la mano de otra mujer, alejándose de ella, para siempre… Masculló un casi inaudible – no me dejes… - entre lágrimas y siguió llorando sin poder decir nada mas - ¿Que? ¿Qué no te deje? ¿Mi vida, y porqué habría de hacerlo? – le preguntó sorprendida. – Tú mirada… te ibas de la mano de otra… dedicándome la mirada mas fría que he visto jamás… - soltó un hipito – No quiero… no quiero perderte… - finalizó por fin la frase. - ¿pero que…? ¿Amor, de verdad piensas que sería capaz de dejarte? – Preguntó con voz dulce y sin esperar respuesta continuó – sabes de sobra que te adoro, mi amor, sabes que lo eres todo para mí y que no puedo vivir sin ti… - suspiró - ¿Cómo iba a dejarte, si eres mi vida entera, si eres lo más preciado que tengo? – la acarició con las palabras, al otro lado del teléfono se escuchó un pequeño sollozo, seguidamente oyó como tragaba saliva – hace 5 noches que tengo la misma pesadilla… te vas, te vas con otra, pero lo que mas me duele es tu mirada de desprecio cuando te alejas, y acto seguido me sumo en un abandono tan profundo que me despierto… y me despierto con esa desagradable sensación en el alma… - un estremecimiento sigue a las palabras – no se que significa, no tengo ni idea de porque tengo este sueño noche tras noche… pero te necesito, mi vida, te necesito mas que al aire que respiro… - tragó con dificultad y mientras, escuchó unos sonidos extraños, oyó como soltaban el teléfono y luego unos pasos alejándose de él. - ¿cari…? ¿Hola, estas ahí? – no hubo respuesta. Se quedó quieta un instante y volvió a preguntar, a la nada, si había alguien… solo le contestó un silencio sepulcral. Se temía lo peor << ¡tenía razón! el sueño me estaba avisando de que no hiciera estupideces o me mandaría a la mierda, como acaba de hacer, y me desprecia, por eso no me cuelga el teléfono, para demostrarme que me repudia… >>

Dándose por vencida, colgó el teléfono y sin mostrar ningún tipo de emoción, se levantó del futón y se dirigió a la cocina, abrió la nevera, sacó una botella de agua y tras abrirla empezó a beber, ella no se había dado cuenta pero su cuerpo le pedía a gritos hidratación, bebió del tirón casi tres cuartos de la botella de 2 litros, luego, sin interés la dejó sobre la repisa de la cocina y aun con el tapón en la mano se dirigió de nuevo a la habitación, se dejó caer sobre el colchón japonés y por fin, reaccionó ante lo que acababa de pasar, lanzó el tapón de la botella contra la pared con rabia, rabia por ser tan rematadamente estúpida, y abandonando ese sentimiento, finalmente lloró, lloró sin descanso, lloró todas las lágrimas que tenía en el cuerpo, todo lo que acababa de beberse, lloró no sabe durante cuanto tiempo, era un llanto apagado, de esos silenciosos, los mas amargos, los que no esconden furia ni ira, solo amargura y angustia, desesperación sorda, sin gritos, solo llanto… llanto mudo de dolor… pero repentinamente un sonido se cuela entre la pena, un sonido que al principio le costó reconocer, se oía lejano, lejano pero insistente << ¿golpes? >> Se preguntó para sí deteniendo en seco todo su pesar, por un momento se asustó ¿estarían intentando forzar la cerradura? ¿O solo eran imaginaciones suyas? Pero esos golpes continuos la sacaron de sus cavilaciones, se levantó casi de un salto y se armó con una percha de madera gruesa, lo primero que encontró con suficiente consistencia, y poco a poco se acercó a la puerta, los golpes sin duda venían de allí – toc, toc, toc… - repitiéndose incesantemente y con desespero, se acercó a la mirilla temerosa y cuando observó por el pequeño agujero quien era el causante de aquel sonido constante, la percha se le cayó de las manos, abrió rápidamente y no pudo hacer mas que abalanzarse sobre ella, la abrazó como si se le fuera la vida en ello, ella correspondió el abrazo y empujándola hacia el interior de la vivienda le acarició la nuca, con un golpe de talón cerró la puerta tras de si y luego, aun en la entrada, la separó un poco y agarró su cara con las manos, hizo que sus ojos se encontraran y trató de transmitirle todo el amor, la entrega, la pasión, la ternura, el afecto, vamos, todo lo que sentía por esa personita que tenía delante, temblorosa y con los ojos enrojecidos de tanto llorar… una mirada bastó, para demostrarle todo eso y mas, para dejarle claro que las pesadillas son solo pesadillas, que nuestros miedos, a veces, nos consumen y pueden hacer que perdamos lo que mas queremos, por el propio miedo a perderlo… pero este no era el caso, pues, en ocasiones, también puede hacer que ello se aferre con mas fuerza a ti. Se quedaron mirándose un largo rato hasta que no soportaron más la fuerza del corazón y tuvieron que fundirse en el más apasionado de los besos, un beso desesperado por demostrar, por afianzar todos aquellos sentimientos, por encerrar en sus corazones ese apasionado amor, ese cariño insostenible, ese ansia de amarse sin limites. – te amo – le dijo rozándole los labios, aun con los ojos entornados – yo te amo mas – incitó la otra muchacha, una sonrisa escapó de sus labios al mismo tiempo – no, yo mas – sentenció y antes de que pudiera replicarle le robó un beso que la hizo estremecer y olvidar esa pequeña disputa pícara que tenían como un juego.

Sin dejar de besarse llegaron hasta el futón y con la misma ansiedad de la primera vez que se amaron, se dejaron llevar por el vertiginoso mundo del deseo, la pasión y el ansia que encierran dos personas que se aman locamente, desmesuradamente… unieron sus almas fusionándose en un solo cuerpo, se exploraron como si nunca antes lo hubieran hecho, como cada vez que se descubrían, que se amaban, como cada vez que sus cuerpos tenían la necesidad de reencontrarse… entre palabras dulces, ternura desmedida y todo el amor que se profesaban, sus manos, sus labios, sus lenguas y sus cuerpos se encontraron de nuevo, entre suspiros, jadeos y placer… todo el placer de verse disfrutar la una a la otra, de mutua entrega y cariño recíproco… se amaron sin limite hasta que agotaron sus fuerzas y finalmente se quedaron dormidas, desnudas, entrelazadas, envueltas en un abrazo eterno, arropadas por sus caricias inconscientes y sus besos instintivos…

No volvió a tener aquella pesadilla, nunca volvió a aparecer aquella mirada de hielo, ni aquella soledad, entre otras cosas, porque nunca volvieron a dormir separadas… aquella noche marcó el principio… el principio de todo lo que les quedaba por vivir, juntas… Siempre.


Revisando mi carpeta de relatos me he topado con éste, lo escribí hace un par de años... es un relato bastante tonto pero me hacía ilusión ke alguien lo leyera jeje... se ke es larguisimo, i'm so sorry... gracias por leerlo hasta el final, si eske alguien lo ha hecho jeje. kiero kriticas!! pero constructivas eh? juju...

Alguna vez os habeis sentido asi? con esa amargura? tiene tela pero algo parecido he llegado a soñar y no hace demasiado tiempo... pero nadie vino a socorrerme, porke ya no tenia a kien llamar jeje, ke paradoja, algo ke escribí y no habia sentido se tornó realidad años despues de haberlo escrito... aunke kon distinto final XDDD porke como dijo Angelina Jolie en Sr. y Sra. Smith: "Los finales felices son historias sin acabar". En fin... espero ke os haya gustado o por lo menos entretenido ^^U

En fin, bones nits y muxos besitossss gatunos!!

2 Comments:

At 28/11/07 11:51, Blogger ixabone said...

yo me lo lei, y ya sabes que pienso, me gusta, por esa melancolia real que a todas nos ha tocado la fibra alguna vez.
Me guzta tu actualizazion, tia fea

 
At 28/11/07 21:44, Anonymous music said...

Jooo!!Me he kedado con ganas de leer máaaas!!
Es curioso, con mi última pareja me paso algo parecido, una noxe soñé ke ibamos paseando, yo me paraba a recoger algo ke vi en el suelo, pero mi pareja siguió caminando y me dejó alli...
Una semana después de haberlo soñado, lo dejamos...Muuu fuerte!!
Los sueños son reveladores...y a veces se hacen realidad...para bien o para mal...
En fin neni, no me enrollo más porke no kiero!!XD!
Me ha gustado muxo tu relato.

Besos wapa!!!

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home